Publicado el

Leer es siempre una buena opción

Pasear caminando por la ciudad de Corrientes, Argentina, a las 11 de la mañana en Febrero es una tarea realmente difícil, y sabemos que el calor en verano no es noticia pero… el calor de Corrientes no te abraza, te abrasa. Apenas salís de un lugar refrigerado el calor se te mete en el cuerpo y empezás a sentir que te prendés fuego de adentro hacia afuera. Ahí es cuando entendés porqué empiezan a trabajar a las 7AM, los negocios cierran al mediodía y se van todos a dormir la siesta. Es que no se puede hacer otra cosa!

Como ya había desalojado el hotel y tenía que hacer tiempo hasta la hora del vuelo de regreso, planificado para después de la siesta, estaba en un verdadero aprieto. Caminando muy despacito y por la vereda de la sombra por las calles del centro hubo un negocio que, particularmente, llamó mi atención: un montón de libros se asomaban a la ventana de cedro lustrado de una antigua casa pintada de beige con dos cartelitos azules que te invitan a entrar: “Capítulo 1, libros y café”.

Al empujar la pesada puerta de hierro entrás a una especie de santuario. Libros y más libros elegantemente dispuestos en mesas antiguas y estanterías distribuidas por los distintos ambientes de lo que alguna vez fue una casa. A la izquierda de la entrada, una pequeña sala con mesas para sentarse y disfrutar de un rico café. Avanzás un poco más y la sección de niños te espera debajo de la escalera con escalones de mármol. Una luz enceguecedora te invita a salir a la galería revestida con mosaicos calcáreos y varias mesitas con sillas, algunas de mimbre, otras de hierro, todas pintadas de blanco.

Como siempre llevo un libro conmigo, decidí refugiarme del calor en esa galería luminosa, sólo decorada con pequeñas obras de arte, plantas y música suave. Apenas me senté se acercó una chica super amable con la carta y le pedí un jugo de naranjas (que exprimieron en el momento, obviamente) y con todo el hielo que tuviera a mano. Me sumergí en la lectura y ya no sentí ni calor, ni sed, ni nada!

Si alguna vez les pasa que tienen que hacer tiempo y caminar no sea una opción, ojalá se encuentren con un lugar como Capítulo 1, si eso les pasa en la Ciudad de Corrientes, vayan a Carlos Pellegrini 1435 (https://www.facebook.com/capitulo.uno/).

Publicado el

Pequeños placeres: leer en la playa

Hay libros para reflexionar, otros para inspirarse, otros para vaciar la cabeza, para leer mientras viajas, en la comodidad del sillón de tu casa, antes de ir a dormir, en un bar con un café o en la playa! Y cuando volvés a tu rutina y abrís el libro que leíste en la playa y se cae un poquito de arena al piso y te molesta pero enseguida la mirás con cariño y sonreís porque te trajiste un pedazo de vacaciones.

Hay por lo menos 6 lugares que saben leer en la playa es uno de los placeres más grandes para quienes disfrutan de la lectura con la música del mar de fondo:

Biblioteca en la playa

  • En Praia do Amor, Brasil, podés encontrarte con una biblioteca hecha con hojas de palma para elegir tu libro y disfrutarlo en la playa.
  • Bondi Beach es una de las playas más populares de Australia, está super cerca de Sidney y además de ser un lugar ideal para practicar surf, también podés relajarte leyendo un poco.
  • La biblioteca playera de Istres, Francia, tiene un plus: no solo te prestan un libro sino que también tiene un espacio para recostarte y reparar tu lectura de los rayos del sol.
  • El Mar Negro te puede sorprender tanto por su importancia histórica, como su peculiar situación geográfica y por sus 12 metros de biblioteca en la playa Albena de Bulgaria que alberga libros en más de 10 idiomas.
  • En la Playa de Metzitzim, Israel, te podrás encontrar con la biblioteca rodante. No te engañes! No anda dando vueltas por la playa ya que sería muy difícil moverla en arena con sus más de 500 libros!
  • Por último está la Biblioplaya de Bareclona, en España, que muy cerca de la rambla te invita a leer un poco mientras disfrutas de unas tapas en la Barceloneta.

Si le podemos buscar alguna contra a estos lugares es que el libro se queda en la playa y vos no!

Publicado el

El 21 de Diciembre soltamos!

La suelta de libros, o siembra de libros, es un evento mundial que se hace para cada cambio de estación y consiste en dejar libros en espacios públicos (plazas, negocios, sueltaestaciones de tren, etc.) con alguna dedicatoria para quien lo encuentre y, también, encontrar uno para vos!

Este año Blind Date With Books se suma a la iniciativa: vamos a soltar libros en Plaza San Martín, Barrancas de Belgrano y Colegiales (CABA) para que nuestros seguidores los puedan encontrar y tener una cita a ciegas con un libro!

Si te animas a soltar tus libros, agregales una pequeña dedicatoria para quienes los encuentren!

El evento es absolutamente GRATIS! Sólo estamos buscando que se genere un espacio de intercambio de nuestros queridos libros, incentivar la lectura y  cuidar al medio ambiente a través de la reutilización.

Publicado el

5ta Edición de la Feria Leer y Comer en el Puerto de Olivos

Estuvimos en la 5ta Edición de la Feria Leer y Comer, en el Puerto de Olivos y, bajo la consigna #YoMeAnimo, un montón de gente se lanzó a una cita a ciegas con un libro! Y hasta una de las intrépidas lectoras relató su experiencia en su blog MundoDen.com. Todas buenas citas!

#YoMeAnimo
Algunos de los que se animaron a una cita a ciegas con un libro!

Acá podés encontrar la nota de MundoDen.com

https://mundoden.com/2016/11/06/feria-leer-y-comer/?iframe=true&theme_preview=true