Publicado el

Leer es siempre una buena opción

Pasear caminando por la ciudad de Corrientes, Argentina, a las 11 de la mañana en Febrero es una tarea realmente difícil, y sabemos que el calor en verano no es noticia pero… el calor de Corrientes no te abraza, te abrasa. Apenas salís de un lugar refrigerado el calor se te mete en el cuerpo y empezás a sentir que te prendés fuego de adentro hacia afuera. Ahí es cuando entendés porqué empiezan a trabajar a las 7AM, los negocios cierran al mediodía y se van todos a dormir la siesta. Es que no se puede hacer otra cosa!

Como ya había desalojado el hotel y tenía que hacer tiempo hasta la hora del vuelo de regreso, planificado para después de la siesta, estaba en un verdadero aprieto. Caminando muy despacito y por la vereda de la sombra por las calles del centro hubo un negocio que, particularmente, llamó mi atención: un montón de libros se asomaban a la ventana de cedro lustrado de una antigua casa pintada de beige con dos cartelitos azules que te invitan a entrar: “Capítulo 1, libros y café”.

Al empujar la pesada puerta de hierro entrás a una especie de santuario. Libros y más libros elegantemente dispuestos en mesas antiguas y estanterías distribuidas por los distintos ambientes de lo que alguna vez fue una casa. A la izquierda de la entrada, una pequeña sala con mesas para sentarse y disfrutar de un rico café. Avanzás un poco más y la sección de niños te espera debajo de la escalera con escalones de mármol. Una luz enceguecedora te invita a salir a la galería revestida con mosaicos calcáreos y varias mesitas con sillas, algunas de mimbre, otras de hierro, todas pintadas de blanco.

Como siempre llevo un libro conmigo, decidí refugiarme del calor en esa galería luminosa, sólo decorada con pequeñas obras de arte, plantas y música suave. Apenas me senté se acercó una chica super amable con la carta y le pedí un jugo de naranjas (que exprimieron en el momento, obviamente) y con todo el hielo que tuviera a mano. Me sumergí en la lectura y ya no sentí ni calor, ni sed, ni nada!

Si alguna vez les pasa que tienen que hacer tiempo y caminar no sea una opción, ojalá se encuentren con un lugar como Capítulo 1, si eso les pasa en la Ciudad de Corrientes, vayan a Carlos Pellegrini 1435 (https://www.facebook.com/capitulo.uno/).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *