Publicado el

Nuevo desembarco!

Nacida para ser capital

Mimada por arquitectos

Ciudad de diagonales

Con vestigios masones

Café Urquiza – La Plata

¿Ya adivinaron? ¡Claro que sí! Llegamos a La Plata de la mano de Café Urquiza. Este pintoresco bar está ubicado en la esquina de 13 y 56 (frente al Ministerio de Educación y a solo 2 cuadras de la Plaza Moreno) y nos hizo un lugar en su barra para que los platenses puedan acercarse y animarse a una Cita a Ciegas con un LIBRO.

En Café Urquiza pueden hacer las cuatro comidas. Está abierto desde temprano y es ideal para tomarse un buen café acompañado con algunas de las delicias que tienen en la barra o con las medialunas hechas ahí mismo (a las 9 están saliendo del horno). Al mediodía hay tartas, ensaladas o podés animarte a platos más contundentes como guiso de lentejas o braseado de ternera (preguntá por el plato del día que siempre te van a sorprender!). A la tarde podés repetir el café de la mañana o hacer happy hour con amigos y una cerveza y esperar a que llegue la noche para cenar ahí también. 

El ambiente es cómodo, relajado, siempre con buena música y el mejor wi fi de La Plata si necesitas trabajar. 

Como verán, hay muchas cosas que hacen de Café Urquiza un lugar distinto en La Plata sin embargo, lo que realmente lo hace especial es la gente que lo atiende. Por todo esto, es que elegimos a este café para que fuera nuestro anfitrión en La Plata.

Publicado el

Escritores que se animan IV

Un chiquito inquieto y travieso (aparentemente, el azote de los vecinos), su mamá lo mandaba a hacer un sinfín de actividades y, entre ellas, a un taller literario. De grande, no se le fue lo inquieto. Primero se dedicó a la publicidad, vivió algunos años en La Paz, Bolivia, hasta que decidió que quería volcar su creatividad en la escritura.

Después de varios intentos, porque este escritor no para, nos encontramos en el Café Urquiza de La Plata a tomar un café rápido como la conversación.

Confiesa ser una “máquina de ego” y por eso, ahora que además de novelas está escribiendo guiones, una de las condiciones puede ser que él aparezca en la película.

De hecho, el libro que nos cedió para que se transforme en una Cita a Ciegas fue concebido una de esas incursiones en el mundo de la actuación. Una amiga le pidió que forme parte de una filmación que se proyectaría como fondo de una obra en el Teatro Cervantes. Grabaron en paisajes solitarios y despojados mientras este escritor iba volcando sus impresiones en esta especie de bitácora de esos días de filmación compartido con los otros actores, el resto del equipo y su propio personaje. Reflexiones, poemas y acción se agolpan en las páginas de este libro pequeño e intenso.

Este escritor se anima a vivir varias vidas, probar nuevas formas creativas y a que su obra se transforme en una Cita a Ciegas con un Libro.