Publicado el

Pequeños placeres: leer en la playa

Hay libros para reflexionar, otros para inspirarse, otros para vaciar la cabeza, para leer mientras viajas, en la comodidad del sillón de tu casa, antes de ir a dormir, en un bar con un café o en la playa! Y cuando volvés a tu rutina y abrís el libro que leíste en la playa y se cae un poquito de arena al piso y te molesta pero enseguida la mirás con cariño y sonreís porque te trajiste un pedazo de vacaciones.

Hay por lo menos 6 lugares que saben leer en la playa es uno de los placeres más grandes para quienes disfrutan de la lectura con la música del mar de fondo:

Biblioteca en la playa

  • En Praia do Amor, Brasil, podés encontrarte con una biblioteca hecha con hojas de palma para elegir tu libro y disfrutarlo en la playa.
  • Bondi Beach es una de las playas más populares de Australia, está super cerca de Sidney y además de ser un lugar ideal para practicar surf, también podés relajarte leyendo un poco.
  • La biblioteca playera de Istres, Francia, tiene un plus: no solo te prestan un libro sino que también tiene un espacio para recostarte y reparar tu lectura de los rayos del sol.
  • El Mar Negro te puede sorprender tanto por su importancia histórica, como su peculiar situación geográfica y por sus 12 metros de biblioteca en la playa Albena de Bulgaria que alberga libros en más de 10 idiomas.
  • En la Playa de Metzitzim, Israel, te podrás encontrar con la biblioteca rodante. No te engañes! No anda dando vueltas por la playa ya que sería muy difícil moverla en arena con sus más de 500 libros!
  • Por último está la Biblioplaya de Bareclona, en España, que muy cerca de la rambla te invita a leer un poco mientras disfrutas de unas tapas en la Barceloneta.

Si le podemos buscar alguna contra a estos lugares es que el libro se queda en la playa y vos no!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *